¿Necesitas ayuda?


Responsable SEMANTIC SYSTEMS, S.L. (NIF B-95234183)
Finalidades Atención al usuario
Destinatarios Prestadores de servicios auxiliares externos con acceso a datos, órganos jurisdiccionales, Administración Pública.
Derechos Revocación, acceso, rectificación, oposición, cancelación, limitación, portabilidad y oposición a decisiones automatizadas rgpd@semantic-systems.com
Info adicional Política de privacidad

ENVIAR

BORRAR


¿Cuáles son los beneficios de un software ERP para la industria manufacturera?

Contar con un ERP para la industria manufacturera es una buena idea por muchas razones, analizamos las principales en detalle para que puedas tomar una decisión informada.

 

Desde que hicieran aparición, a mediados de la década de los años 90, las aplicaciones de recursos empresariales, especialmente en el sector industrial, son cada vez más populares. Algo especialmente cierto cuando hablamos de ERP para la industria manufacturera.

 

Algo que no es una sorpresa precisamente debido a la cantidad de variables que entran en juego en este tipo de industrias. A mayor número de personas, procesos, proveedores y fases, mayores posibilidades de generar errores.

 

Gracias a la implementación de este tipo de software, los flujos de trabajo se sistematizan, los procesos se aceleran y los errores disminuyen.

 

Siguiendo esta lógica, todas y cada una de las empresas del sector manufacturero deberían tener un ERP. Pero no es tan sencillo.

 

Si hasta ahora, el alto precio de entrada y el lento ROI eran una barrera para las medianas y pequeñas empresas, desde hace una década, y gracias a las opciones basadas en la nube, la barrera de acceso se ha rebajado considerablemente.

 

Pero incluso con costes más asequibles, siempre es necesario conocer exactamente los beneficios de este proceso y si realmente será rentable para la empresa, por no hablar de cómo afectará a las operaciones diarias o a los objetivos empresariales a corto y medio plazo.

 

ERP para la industria manufacturera, ¿una buena idea?

Un ERP para la industria manufacturera bien elegido puede gestionar todos los aspectos empresariales. Tareas del día a día como el control del inventario se convierten en un clic en cada planta, almacén y cadena de suministro.

 

Pero no solo afecta a la producción. La contabilidad es una de las partes más importantes de un ERP, con sistemas que proporcionan módulos para el análisis y el pronóstico de datos.

 

Sin duda sabes que los ERP tienen un diseño modular, permitiendo a los diferentes departamentos involucrados en un flujo de trabajo que gestionen únicamente los módulos que les afectan.

 

Mientras, la dirección tiene visibilidad completa del flujo de trabajo en los diferentes departamentos.

 

Beneficios de un ERP para la industria manufacturera

Cuando está bien optimizado, un ERP es un recurso vital para la industria de la producción.

 

Sus beneficios son muchos, pero veamos los más importantes con detalle:

1/ Menor coste, mayor eficiencia

Uno de los principales motivos que los gerentes se plantean a la hora de implementar la planificación de los recursos empresariales es reducir los costes.

 

Por ejemplo, con la gestión del inventario, uno de los módulos clave en un ERP de producción.

 

Mediante la reordenación del mismo y el cálculo del uso del material disponible, las empresas pueden reducir su stock al mínimo, lo que permite que mantener grandes existencias sea cosa del pasado.

 

Además, la automatización y la integración permiten también un amplio margen de reducción de costes de personal, gracias a los módulos de recursos humanos, gestionando aspectos como la formación, los turnos, las vacaciones o las bajas.

 

Y en el ámbito financiero, como hemos mencionado con anterioridad, la reducción de costes es factible gracias a una mejora en la administración de las nóminas, las órdenes de compra, los pagos, la facturación y un largo etcétera.

 

2/ Automatización de tareas

Un ERP para la industria manufacturera no solo automatiza los grandes procesos, también es capaz de automatizar tareas específicas en el entorno de fabricación.

 

Gracias a esta automatización, se reduce la tasa de error, sin necesidad de que nadie se tenga que acordar de hacer tareas habituales.

 

A nivel gerencia, esta automatización permite visibilizar si la planta está funcionando como debería, recibiendo los informes necesarios que permitan vigilar las operaciones sin necesidad de parar la producción para evaluarla continuamente.

 

3/ Control del día a día

Otra de los innegables beneficios de un ERP de producción es la posibilidad que ofrece a los gerentes de maximizar los flujos de trabajo de las plantas.

 

Si un aspecto de la producción tiene problemas, el sistema lo señalará, permitiendo ajustar los flujos de trabajo de forma que la producción no se interrumpa y se cumplan con los plazos de entrega y los pedidos comprometidos.

 

4/ Decisiones en tiempo real en la cadena de suministro

Dada la importancia de las cadenas de suministro, tener una visión completa es fundamental para lograr la máxima eficiencia.

 

Si la cadena de suministro falla, la producción se detiene y la planta se cierra, algo que puede afectar de manera irremediable a un negocio del sector manufacturero.

 

Un buen sistema ERP permite visualizar todos los aspectos de la cadena de suministro, permitiendo la toma de decisiones en tiempo real. Evita demoras y mantiene la planta en funcionamiento como debería.

 

Considera por ejemplo, la posibilidad de pedir sobre la marcha materias primas o componentes en caso de que un proveedor falle o programar la producción entorno a las fechas de entrega para minimizar el stock y mantener la productividad en lo más alto.

 

Imagina también controlar los costes y las fluctuaciones de precio solicitando material o piezas a proveedores alternativos.

 

Con un buen sistema ERP puedes ejecutar todos estos escenarios y muchos más: informes diarios con el estado de los pedidos y el suministro, análisis de cada aspecto del gasto de la cadena con una imagen final contable, etc.

 

5/ Identificar áreas de mejora

Con una visión de 360 ​​grados de las operaciones, es posible desarrollar estrategias más sólidas, que solucionen las áreas que presentan problemas o que no presentan el rendimiento deseado.

 

Imagina, por ejemplo, poder identificar cuellos de botella en la cadena de suministro o en los procesos de producción. O identificar qué está ralentizando los pedidos y abordar los problemas en el momento, no días o semanas después.

 

6/ Visión general de todo el proceso

Un mayor control del gasto, la posibilidad de monitorizar los procesos, visualizar las áreas de mejora, automatizar tareas que de otra forma llevarían semanas, tomar decisiones en tiempo real, tener informes actualizados cuando y donde se necesita; todo esto es posible con un ERP para la industria manufacturera.

 

No hace falta decir que es como tener todo el negocio en la palma de la mano: una visión general de todo el proceso y todas las tareas que permita sacar el máximo partido a la empresa.

 

Lógicamente, una mayor eficiencia se traduce en un balance más positivo, lo que trasladado a la competitividad empresarial supone una diferencia real para las empresas que desean estar a la cabeza del mercado.

 

Conclusiones finales

Para que una empresa de producción pueda competir al más alto nivel, tiene que poder maximizar la productividad y los flujos de trabajo.

 

No puede permitirse perder tiempo y dinero.

 

La administración necesita tener control sobre las operaciones de la planta, los costes y ser capaz de reconfigurar las operaciones para lograr los objetivos comerciales marcados.

 

Para lograrlo, es necesario una buena gestión de la cadena de suministro, con el control y la visión 360º que permite un ERP.

 

En este sentido, que la empresa, formada por muchas partes, pueda contar con un sistema que los distintos departamentos puedan utilizar se convierte en una buena idea.

 

¿Ya has implementado un ERP para la industria manufacturera? ¿Estás interesado en saber más? Contacta con nosotros para más información.